26.6.05

Román: La venganza del hombre quieto

Diario As: Pacho Maturana no dudó en señalar ayer públicamente que "no tengo la más mínima duda de que Riquelme va a ganar el FIFA World Player un año de estos. Es un futbolista sensacional".

La Nación: Klinsmann: "Riquelme es un jugador casi perfecto"

Diario As: Valencia: "Para mí es un sueño poder jugar al lado de uno de los mejores jugadores del mundo, como es Riquelme"

Diario As: EL FÚTBOL MUNDIAL SE RINDE A LA MAGIA DE RIQUELME
Fue elegido mejor suramericano en la Confederaciones
UN CLAMOR. La gran temporada del argentino está siendo reconocida por todo el mundo
El volante argentino suma el 44,72% de los votos, superando incluso a Ronaldinho y Robinho, que acumulan 27,59% y 25,34% de los sufragios.


Mientras tanto, el Barça repite la misma cantinela hace dos años: "es muy caro", "es extracomunitario", "no sirve en equipos grandes". ¿Tanto cuesta admitir un error?

Román acaba de cumplir 27. Lleva dos temporadas en Europa. La venganza es un plato que sabe mejor frío, pero a veces no queda más alternativa que tomárselo helado.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Riquelme es como las mil y una estrellas que llegan con la esperanza de triunfar en Europa pero se estrellan con la realidad de que es necesario más sacrificio y menos palabrerío que en ligas como la de Argentina donde se les va la fuerza por la boca. Esto le ha pasado a Riquelme, Saviola, Batistuta, Verón, y tantos otros que no han llegado más que a estrellas de equipos de segunda fila como Villareal

Germán Frassa dijo...

Gracias por el comentario. Un fenómeno curioso que se observa en España es el de los "fans de Ligas", probablemente derivado de la imposibilidad de ponerse muy fanático con los propios jugadores o equipos.

En esa subcultura, los fans de las ligas europeas afirman que estas son mejores que las sudamericanas. Es una afirmación relativamente cómoda, porque no existe manera práctica de demostrar acierto o error.

Yo, sin embargo, sospecho que muchos ídolos europeos que triunfan en equipos de primera se morirían de miedo si tuvieran que jugar en la cancha de Boca. No ha sido el caso de Riquelme, por cierto.